De Yare a Miraflores el mismo subversivo