Nouvaldin Hasan: “Las oportunidades llegan cuando menos las esperas”

Nota 4 Nacional 650x305Caracas-.La Fundación Gran Mariscal de Ayacucho durante su gestión de becas, no solo nacionales sino internacionales, una vez ubicados los becarios y becarias en el país, se toma la tarea de realizar visitas para estar informados de como ha sido el desarrollo y el proceso de integración de los jóvenes dentro de las instalaciones como en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) institución que forma parte de la tradición solidaria de Venezuela con otros pueblos.

Nouvaldin Hasan Mansour, becario internacional proveniente de la república hermana de Palestina, cursante del primer año de medicina integral comunitaria indicó que gracias al Comandante Chávez se está cumpliendo tanto su sueño, como el de su padre, ya que en su país la medicina es muy costosa y al culminar su estudios básicos lo primero que hizo fue comenzar a buscar oportunidades de estudio, pero era casi imposible debido a la situación por la que estaba pasando Palestina. “En mi país para ese momento estábamos en guerra y como dicen a veces las oportunidades se presentan cuando menos te las esperas, mi padre recibió una llamada de un amigo y fue ahí cuando nos enteramos de que había posibilidades de estudiar en Venezuela”.

Ya Nouvaldin tiene 1 año y dos meses en el país y dice que no se arrepiente de la decisión que tomó, a pesar de estar tan lejos de su familia, ya que aquí está guerreando día a día para ser médico.Una de las cosas que mas resaltó es la manera tan bonita que tienen los venezolanos de tratar a los que vienen de afuera, ya que en todo momento te hacen sentir como hermanos, asimismo destacó que la ELAM es su segunda casa, pues allí cuentan con todo lo necesario.

Con respecto a la situación por la que atraviesa Venezuela debido a la guerra económica dijo que “cada país atraviesa por momentos difíciles, yo realmente no podría opinar ya que no me gustaría que otras personas opinaran sobre mi país, pero lo que si puedo decir es que en momentos duros es que más fuerte debemos ser”.Este joven de 20 años de edad en su tiempo libre le gusta jugar fútbol con sus compañeros, salir a recorrer la ciudad y comer arepas, además le gustaría formar parte del voluntariado para de alguna manera retribuir todo lo que esta nación le ha dado.

Finalizó diciendo que “siempre estaré agradecido con el Presidente Chávez por todo el apoyo que le dio a mi país y lo que más deseo es regresar a mi patria para poner en práctica todo lo aprendido y así poder ayudar a los más necesitados”.

Prensa Fundayacucho