Ecuador: sigue aumentando la cifra de muertos mientras nuevas sacudidas causan nerviosismo

yusma internaiconal

Un temblor sacudió Ecuador antes del amanecer de este miércoles. Una sacudida de magnitud 6.1 hizo que los residentes salieran de nuevo a las calles, temiendo más daños, luego del monstruoso terremoto del fin de semana.

Fue la réplica más fuerte hasta ahora, luego del sismo de magnitud 7,8 del sábado que mató a más de 500 personas. Algunas personas en Portoviejo abandonaron sus hogares, incluso aquellos sin daño aparente, y se dirigieron a través de la noche hacia un antiguo aeropuerto en donde se han establecido refugios.

Mientras tanto, escenas de duelo se multiplicaron a lo largo de la normalmente plácida costa del Pacífico de Ecuador cuando la gente comenzaba a enterrar a sus seres queridos y la esperanza de encontrar mas supervivientes se desvanecía. Las funerarias se estaban quedando sin urnas, y los gobiernos locales estaban pagando para llevar ataúdes de otras ciudades.

El gobierno dio la cifra de 553 muertos este miércoles, aumentando la cifra oficial anterior de 525, pero los funcionarios esperan que se encuentren más cuerpos. Al menos 100 personas permanecen desaparecidas y hay unos 4.600 heridos. Entre los muertes se encuentran al menos 11 extranjeros, entre ellos dos canadienses y tres médicos cubanos que habían estado en una misión médica a Ecuador.

La cifra final podría superar las víctimas de los terremotos en Chile y Perú en la última década.

Entre los supervivientes, la situación era tensa. Mientras la ayuda humanitaria ha estado llegando de todo el mundo, la distribución es lenta. En Manta el miércoles, los residentes esperaron durante horas bajo el sol por agua y alimentos. El ejército mantuvo el control detrás de las barricadas cercadas.

Sin embargo, a pesar del dolor, había destellos de esperanza, en varias ciudades, los equipos de rescate con perros rastreadores, gatos hidráulicos y sondas especiales que pueden detectar la respiración de lejos continuaban buscando sobrevivientes entre los escombros. Al menos seis personas fueron encontradas en Manta el martes en la mañana.

Los equipos de rescate que han llegado de México, Colombia, España y otras naciones dijeron que iban a mantener la búsqueda de supervivientes este miércoles, pero advirtieron que el tiempo se agotaba y la probabilidad de encontrar más personas con vida disminuyen a medida que pasan las horas.

A pesar de que las autoridades comienzan a centrar su atención en la restauración de la electricidad y la limpieza de los escombros, la tierra seguía moviéndose. Los sismólogos locales han registrado más de 400 réplicas, algunas se sintieron a 170 kilómetros de distancia en la capital, Quito.

El terremoto del sábado destruyó o dañó alrededor de 1.500 edificios, provocó deslizamientos de tierra y dejó a unas 23.000 personas sin hogar, según informes del gobierno. Fue el peor terremoto en Ecuador desde uno en 1949 que mató a más de 5.000 personas.

Unos 13 países están involucrados en las tareas de socorro. Cuba, que sufrió la muerte de tres médicos en el propio terremoto, envió más trabajadores de la salud. Venezuela ha enviado alimentos y el gobierno de EE.UU., dijo el martes que estaba enviando un equipo de expertos en desastres, así como $100.000 en asistencia.

El presidente Correa ha pasado los últimos días supervisando los esfuerzos de socorro y la entrega de suministros. Este miércoles dijo que pronto anunciará medidas económicas para ayudar a la reconstrucción. El sismo, causó daños por $ 3 mil millones de dólares, alrededor del 3 por ciento del producto interno bruto, dijo el presidente.

“Esto no es un problema de tan sólo tres días, tres semanas o tres meses”, dijo. “Es un problema que va a tomar años”, expresó

Fuente: Telesur