FUNDAYACUCHO celebra 12 de agosto: Día Internacional de la Juventud

En el año 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 12 de agosto como Día Internacional de la Juventud, esto con el fin de atender las exigencias de la Conferencia Mundial de Ministros de Asuntos de la Juventud, celebrada en Lisboa (Portugal) en 1998.

El órgano más representativo de la ONU aprobó para este día la organización de actividades públicas, que servirían para promover los programas de acción mundial para los jóvenes, incentivando la participación de este importante sector poblacional en el desarrollo económico y tecnológico de sus países.

En Venezuela con la llegada de la Revolución Bolivariana, la juventud comenzó a tener un papel protagónico en los planes de desarrollo impulsados por el Ejecutivo Nacional, tanto por ser destinataria de los beneficios como por su activa participación en la ejecución de los mismos.

El ideario bolivariano impulsado por el Comandante Chávez al calor de la refundación de la República, resaltó la necesidad de ubicar a los jóvenes venezolanos en el centro de las políticas sociales de reivindicación e inclusión de amplios sectores de la sociedad que en la Cuarta República habían sido totalmente ignorados.

En Venezuela, la juventud ha sido la protagonista y la principal beneficiaria de la inmensa revolución educativa educativa, que ubica a nuestro país entre los primeros con mayor matrícula estudiantil de América Latina.

La labor de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (Fundayacucho) en Revolución, es una clara muestra de la gigantesca obra social que realiza el Gobierno Bolivariano para garantizar una educación universitaria accesible, gratuita y de calidad a los jóvenes de la Patria, formando en valores a la juventud para poner sus conocimientos al servicio de la nación y su consolidación como potencia.

Fundayacucho constituye hoy un pilar fundamental en la ejecución de las políticas que en materia de educación universitaria, impulsa el Presidente Nicolás Maduro para asegurar la mayor suma de felicidad posible a la juventud venezolana, en la materialización de sus metas profesionales y en la construcción de un futuro donde los jóvenes son los conductores del destino de Venezuela.

Prensa: Fundayacucho